ITINERARIO ENTRE LA REALIDAD Y LA INTIMIDAD Biombos coloniales Pinturas inéditas de la vida diaria virreinal

“El biombo fue considerado un objeto funcional, adjunto principalmente a los ámbitos de los estrados (espacios exclusivos de las mujeres), en las salas de cumplimiento y en las de alcoba. También se utilizó en los espacios religiosos. En las salas de cumplimiento se empleaba para dividir el espacio, utilizándose biombos bastante altos –de hasta dos metros– de muchos bastidores, separando el lugar ocupado por las mujeres del de los hombres. También servían como rodastrados, no muy altos –de menos de un metro con veinte centímetros– conformados por muchos bastidores, con el fin de dar cierta privacidad al ámbito femenino. En las salas de alcoba los biombos separaban la cama y el estrado del resto de la sala, para posibilitar la intimidad. Muchas veces fueron aprovechados como canceles ubicados cerca de las puertas para evitar las corrientes de viento.

El biombo fue un objeto corriente en la sociedad colonial americana. Este mueble divisorio era además soporte de pinturas que representaban comúnmente temas profanos, aunque en algunos se trabajaron

escenas históricas, mitológicas y religiosas. Eran pintados sobre lienzo, madera, cuero y papel. Estos temas cumplieron, además de embellecer los ambientes, con una función moralizante y didáctica, que describe Marita Martínez del Río en su artículo “Los biombos en el ámbito doméstico, sus programas moralizadores y didácticos”.

Por María del Pilar López Pérez en

CREDENCIA HISTORIAL NO. 105

El pase de diapositivas requiere JavaScript.